De acuerdo con el Feng Shui —esa práctica china tradicional que usa las energías para armonizar a los individuos con su entorno—  ordenar las habitaciones de tu casa contribuirá a liberar el flujo del chi (energía) que se encuentra estancado. Aunque a veces se necesita un método más potente para cambiar la energía, con estas simples técnicas puede ser suficiente para que veas cambios en tu vida diaria.

El Feng Shui sostiene que todo lo que pasa en nuestra casa genera energías que quedan impresas en sus estructuras. Para limpiar las energías negativas debes de realizar un ritual de ordenación del espacio.

Estos rituales tienen mucha utilidad después de una discusión, después de una enfermedad o fallecimiento, después de una mudanza o con el objetivo de poder progresar y no quedarse estancado.

Para empezar, no intentes ordenar el espacio si no te sientes bien física o emocionalmente, o si te produce inquietud hacerlo. Limpia a fondo la casa el día anterior, báñate antes de empezar y quítate las joyas.

Las técnicas de ordenación del espacio son las siguientes:

  • Purificación con humo

Se prende fuego a ramilletes de hierbas secas hasta que se consumen, y se llevan por la casa para que el humo limpie las energías negativas y purifique la atmósfera; se pueden usar hierbas como salvia, hierba dulce, romero y agujas de cedro.

  • Aromaterapia

Se vierten unas cuantas gotas  del aceite de tu preferencia en un atomizador con agua, se agita bien y se empieza a esparcir desde la puerta de la habitación; te recomendamos sobre todo el aceite de lavanda, pero también se puede usar de lima, naranja, limón o menta.

  • Palmadas

Es una técnica difícil pero eficaz para dispersar los bloqueos de energía y provocar cambios positivos: Ponte de pie con los pies separados y empieza por un rincón dando pequeñas y rápidas palmadas, al mismo tiempo que visualizas la ordenación y recirculación de la energía.

  • Incienso

Las varas de incienso son fáciles de usar y aumentan rápidamente el nivel de vibraciones de las energías. Coloca el incienso en un soporte, enciéndelo y camina por la habitación atizando el humo con la mano.

  • Sal

La sal tiene la capacidad de absorber las impurezas del aire. Espolvorea líneas de sal en los umbrales de las puertas o cuencos, en los rincones y el centro de los cuartos, y déjala así durante 24 horas. Si sientes que la energía está muy pesada, la puedes dejar más tiempo.

Siempre puedes combinar los rituales para obtener mejores resultados, según sientas que es mejor para el caso específico.

¿Cómo lidias tú con las energías negativas? ¡Compartenos tus rituales en nuestras redes sociales!

Como siempre, ¡Gracias por tomar parte de la comunidad Más Bla Bla!

admin