Parece que la información que hay sobre las propiedades de la comida cambia a cada rato; continuamente aparece nueva información de beneficios que no conocíamos, comida que es más o menos sana de lo que pensábamos y propiedades que realmente no eran tan positivas como nos lo habían platicado.

Esto pasa también con el arroz: Al arroz blanco siempre se le ha conocido por ser un gran alimento, y al pasar de los años parece que empieza a ser más popular el arroz integral —incluso para llegar a sustituir al tradicional arroz blanco— por los beneficios a la salud que se le atribuyen y por cómo muchos sostienen que te ayudará a bajar de peso, pero… ¿Realmente vale la pena cambiar el arroz blanco por el integral? ¿O se trata de un cambio innecesario?

La primera diferencia entre el arroz blanco y el integral es que el blanco es refinado. El arroz es la semilla de la planta oryza sativa, la cuál contiene varias capas. Cuando se refina se le quitan todas esas capas, dejando solamente una parte de la semilla llamada endosperma. Al arroz integral por el contrario solo se le quita la última capa de la semilla, dejando el endosperma, el salvado, la arista y el germen, que son justamente los elementos que supuestamente proveen sustancias benéficas inexistentes en el arroz blanco. Estas capas nos brindan 40% más proteína y el doble de fibra. Ahora bien, en términos reales, este beneficio no es tan abrumador, ya que si lo cuantificamos por cada taza de arroz obtenemos 5 gramos más de proteína y 3.5 gramos más de fibra. 

Aunque definitivamente el arroz integral podría ser superior al arroz blanco en macronutrientes, también hay que tomar en cuenta que el arroz integral contiene ácido fático, el cuál es considerado un anti nutriente,  ya que impide que los minerales sean absorbidos en el tracto digestivo, así que aunque el arroz integral tenga más nutrientes, estos no son absorbidos por el cuerpo gracias a los fitatos que conlleva, situación que termina por poner al miso nivel nutricional el arroz blanco y el integral.

Así que si al final el arroz integral y el blanco nos van a dar prácticamente el mismo valor nutricional, tu decisión de consumir uno u otro tendrá que ver con gu gusto, más que con otra cosa.

¿Tú qué prefieres? No dejes de compartirnos tus comentarios y experiencias con estos dos tipos de arroces en nuestras redes sociales, y mil gracias por formar parte de la comunidad de Más Bla Bla.

admin