Subscribe Now

* You will receive the latest news and updates on your favorite celebrities!

Trending News

BLOG

Herramientas para dar permisos a tus hijos
Familia

Herramientas para dar permisos a tus hijos 

Como padre es muy común escuchar “¿Por qué a él si y a mi no?”, “A todos mis amigos los dejan menos a mi…” o bien algo parecido a “¡Yo soy el único que no va!”.

Y parece que en esta época hay mas padres que obedecen a sus hijos que hijos que obedezcan a sus padres, pero tenemos que recordar que los hijos necesitan ser guiados y orientados… Necesitan de la autoridad de sus padres. 

Pero, ¿cómo ejercer esta autoridad sin vivir en un pleito continuo? Se ha comprobado que los temas que más generan conflicto entre padres e hijos son los estudios, los deberes y el dinero, pero hay uno en particular que les gana a todos estos y se trata de los permisos.

Y es que tal vez empezamos por tener el permiso en un concepto erróneo, ya que estos no deben de ser un medio de prohibición, sino un medio para potenciar la libertad de los hijos; los permisos deben de estar orientados a desarrollar la autonomía, la responsabilidad y el autocontrol. Con los permisos no debemos aspirara a controlar, pero tampoco dejar de formar y guiar; es más una cuestión de ayudarlos a crecer y madurar, ya que en el futuro ellos tendrán que decidir por sí mismos.

Aquí algunos criterios para saber cuándo dar o no un permiso:

  1. Capacidad: que el hijo sea capaz de realizar la acción de manera libre y adecuada, y a la vez sea capaz de asumir las consecuencias.
  2. Seguridad y crecimiento personal: Que no ponga en un riesgo el bienestar físico, intelectual, emocional o moral, tanto de tu hijo como de los demás.
  3. Respeto:  Que la acción no atente de manera directa o indirecta contra sí mismo o contra los demás.
  4. Convivencia: Que lo que se le permita no atente contra la armonía familiar, social, laboral etc.

Para entender estos criterios vamos a poner un ejemplo: Si tu hijo quiere manejar sin la supervisión de un adulto o contar con un coche propio, primero hay que ver si tiene la capacidad de hacerlo, si tiene la edad suficiente, una licencia y si conoce las leyes de tránsito —asumiendo siempre la responsabilidad de que puede ocurrir un accidente si no hay precaución— y esto nos lleva al segundo criterio: Al manejar un coche hay ciertos otros factores que pueden poner en riesgo nuestra seguridad, como lo es manejar cansado, en estado de ebriedad o a alta  velocidad. Dentro de este mismo ejemplo entra el respeto, el no insultar, agredir u ofender a los otros conductores, el respetar las reglas de tránsito y la civilidad al manejar, y también hay asuntos como el respeto y la convivencia… Qué tal que voy con la música a todo volumen, o que me estaciono en lugar prohibido, por jemplo…

Entonces hay que evaluar todo esto y platicarlo con ellos; también debemos de entender que los permisos deben ser:

  • Personalizados: De acuerdo a la edad, personalidad, circunstancias y realidad. Y podrán ir aumentando dependiendo de cómo respondan nuestros hijos.
  • Progresivos: Darlos poco a poco para poder ver su evolución en comportamiento.
  • A futuro: Pensando en las implicaciones que este permiso pueda tener después.
  • Realista: Equilibrar las capacidades con la confianza,  y apoyar tus decisiones con apoyos que te den una referencia, como por ejemplo conocer a sus amigos para otorgar determinado permiso.
  • Firmes o flexibles: Firmes al prohibir acciones  que sean malas por sí mismas y ser flexibles con aquellas que no representan algún mal o un riesgo.
  • Deliberado: El permiso debe ser otorgado por ambos padres; procura no darlos por celular o mensaje y no discutas por todo; los padres deben pre – establecer reglas unidos.
  • Claros: Transmite claramente a tu hijo lo que esperas de él y qué es lo que pasa si no lo cumple.
  • Coherentes: También debemos actuar conforme a lo que se exige, y cuando negamos un permiso hay que cumplirlo.

Saber dar permisos es una forma de amar a los hijos, ya que estamos buscando su bien objetivo; ello requiere de dedicación y reflexión, pero vale la pena, en el momento puede que no lo entenderán, pero a la larga serán más felices y más plenos.

¿Qué técnica usas tú para tratar este asunto en casa? ¿Nos la compartes en redes sociales? Y como siempre, ¡Mil gracias por formar parte de la comunidad de Más Bla Bla!

admin

Related posts

Deja una respuesta

Required fields are marked *