Me encanta ser mamá, y tengo que aceptar que no siempre he sido una madre feliz, el camino hacia la felicidad de ser madre suena más sencillo de lo que parece.

 

Es muy fácil perderse en el camino de la maternidad, y a veces nos damos cuenta de que algo tan maravilloso como ser madre no nos hace lo feliz que debería, pero eso lo podemos cambiar. A lo largo de los años me he dado cuenta que las madres felices hacen las cosas diferente, y puedes empezar desde ahora creando hábitos para aumnetar tu felicidad.

 

A veces ( y sobretodo cuando tenemos más de un hijo) no disfrutamos el día, vivimos pensando en las horas de sueño y las actividades de los hijos sin disfrutar de nuestros día o tener nuestras propias actividades, somos esclavas de nuestros hijos y no nos damos tiempo para nosotras.

  1. Las madres felices se ponen metas realistas 

Si nos ponemos a analizar nuestra vida de madres nos podemos dar cuenta de que tratamos de hacer en un día más de lo que es posible y  nos presionamos para hacerlo todo, así que escoge las cosas más importantes por hacer dentro de tu casa o con tus hijos e intenta ignorar el resto.

 Y no te compares con otras personas, no todos podemos cumplir o hacer lo que las demás madres hacen, así que no añadas a tu lista más cosas de las que puedes hacer, en unos cuantos días verás que se te quitará un peso de encima y te empezarás a sentir más tranquila, y con el paso del tiempo hasta podrás hacer más cosas porque te sentirás mejor y no tendrás una presión innecesaria sobre ti, cumple lo básico, lo demás es extra. 

  1. Las madres felices tienen intensiones positivas

A veces parece que nuestros hijos intentan quitarnos toda la cordura que tenemos, y cuando se portan mal pensamos que lo están haciendo a propósito para ser irrespetuosos o por berrinchudos. Pero la realidad es que estos comportamientos a veces son propios de la edad y les ayudan a entender que es lo que se permite y lo que no, los niños necesitan probar hasta donde se puede llegar y expresarse para recibir retroalimentación del mundo.

Ver la intención positiva al comportamiento de nuestros hijos nos da la libertad de mantener la calma mientras se les enseña cómo ser buenos seres humanos. Una madre feliz no asume que su hijo está siendo desobediente o se está portando mal deliberadamente, sino que asume que su hijo está tratando de encontrar su camino en un mundo grande, con muchas reglas para recordar. 

  1. Las madres felices están presentes en el momento 

Como madre que trabaja desde casa una de las cosas que he aprendido es que no se puede enfocar en los hijos y el trabajo al mismo tiempo, y aunque no trabajaemos en casa a veces nos sentimos que no estamos ahí, la mente nos lleva a otros lugares, estamos pensando en lo que hay que hacer en la casa o metidos en el celular cuando estamos jugando con los hijos y realmente no estamos del todo con ellos.

 Cuando pases tiempo con tus hijos, te recomiendo que realmente estés con ellos, no pierdas estos preciados momentos pensando en los pendientes que tienes que hacer o en el mensaje que te llegó debes de estar presente en el momento.

Verás que mientras más presente estés en los momentos que estás con ellos menos te interrumpirán cuando estés en otra cosa, necesitan tiempo de calidad contigo, y no se los puedes dar si estás pensando en otras cosas cuando estas haciendo alguna actividad con ellos. 

  1. Las madres felices practican auto-cuidado

 Seguramente lo haz escuchado mucho “debes de tomarte tiempo para ti”, y esque a veces hasta nos sentimos culpables por darnos tiempo a nosotras, y entre la culpa y la falta de cuidado propio nos vemos hundidas en infelicidad. 

Esto no debe ser algo costoso o que nos quite mucho tiempo, pueden ser unos simples minutos al día, tomarnos un café caliente por la mañana, leer un poco por la noche, sentarse a ver como los niños juegan, pasar un tiempo en la computadora, etc., debes de buscar algo que puedas hacer todos los días y que te ayude a ser más feliz y disfrutar tu vida.

 Estos cuatro consejos te ayudarán a ser una madre más feliz y a disfrutar más de tus hijos, intenta ponerlos en práctica.

 

admin