Subscribe Now

* You will receive the latest news and updates on your favorite celebrities!

Trending News

BLOG

Congela tus alimentos
Hogar

Congela tus alimentos 

Muchos de nosotros tenemos un congelador en casa, y la verdad es que le podemos sacar más provecho de lo que nos imaginamos, ya que hay gran cantidad de alimentos que podemos congelar para que nos duren más o simplemente para mantener una reserva en el refrigerador; inclusive los alimentos ya preparados nos pueden sacar del apuro al presentarse la ocasión si  los tenemos en el congelador. Ahora bien, es importante tomar en cuenta que el hecho de que los alimentos estén congelados no quiere decir que nos van a durar para siempre: El congelamiento no detiene la descomposición de los alimentos, sino que la retrasa.

Así que aquí les dejo una lista de los alimentos que se pueden congelar y algunos tips para ello:

Pollo, carne, pescado

Casi siempre mantengo una reserva de estos en mi congelador: Duran bastante tiempo congelados y si se descongelan gradualmente casi no pierden propiedades. Si se compran al principio de la semana para consumirse al final de ella, congelados se mantienen más frescos para el día que se cocinen.

Fruta

Cuando la fruta empieza a dar las últimas es hora de congelarla. Puedes congelar plátanos, moras, fresas, duraznos y más. Debes de tomar en cuenta que una vez congelada ya no la podrás utilizar para comerla como si estuviera recién comprada; al descongelar la fruta pierde agua y ya no queda igual para comerla sola, pero sí la puedes usar para hacer agua, licuado o algún postre que requiera un proceso posterior.

Tocino

El tocino es de los alimentos que dura muy poco en refrigerador una vez abierto, y muchas veces usamos una o dos rebanadas de este y no lo volvemos a usar en semanas, tiempo en el que probablemente ya se haya echado a perder. Por eso te recomiendo congelarlo: En cuanto llegue a casa ábrelo, sepáralo y congélalo.

Así cada vez que necesites tocino solo sacarás lo necesario del congelador y te durará más.

Limón y jitomates

El limón y el jitomate también tienen una vida corta, así que si compraste de más no te agobies: Siempre puedes exprimir limones y guardarlos en las hieleras donde se hacen los cubos de hielo, así tendrás cubitos de jugo de limón que podrás usar para hacer agua y aderezos; los cubitos siempre te sacarán del apuro si se te acabaron los limones. Lo mismo puedes hacer con el jitomate; haz puré de jitomate y congélalo en cubitos que puedes usar para muchas cosas.

Crepas y pan

Aunque no lo creas el pan se puede congelar siempre y cuando esté fresco, y lo puedes hacer entero o en rebanadas: Para consumirlo solamente lo tienes que dejar descongelar a temperatura ambiente.

Concentrado de agua

Ya sea el concentrado de alguna fruta, de jamaica, horchata, limón o lo que se te ocurra, congelarlo en una bolsa de plástico hará más fácil preparar agua de sabor; puedes hacer una gran cantidad de concentrado de jamaica y congelarlo en varias bolsas, así no tendrás que ponerte a hervir jamaica cada vez que quieras hacer un agua.

Papillas de bebé

Si bien no es tan recomendado congelar los alimentos de los pequeños para que no pierdan propiedades, nunca está de más tener papillas en el congelador; al final de cuentas creo que es mejor tener papillas naturales congeladas que darles las que ya venden hechas en los supermercados.  No siempre tenemos el tiempo para hacer la papilla fresca del día al bebe y si sales de viaje verás que es grandioso.

Guisados y sopas

Hay algunos platillos que podemos dejar congelados y que al comerlos ni te darás cuenta de que estaban congelados; recuerda que no toda la comida dura mucho tiempo en el refrigerador,  y a veces es mejor congelarla antes de que se eche a perder. Las sopas en su mayoría se pueden congelar, al igual que las albóndigas, carne boloñesa, trocitos en alguna salsa u otros platillos con caldillos quedan muy bien al descongelarlos. Eso sí: es muy importante que a la hora de descongelarlos lo hagas de forma gradual.

Salsas

Las salsas también se pueden congelar sin problemas; ya sea una salsa de jitomate o queso para pastas, o un simple caldillo de tomate o consomé de pollo, salsa verde o roja, verás que práctico es tenerlas en el congelador.

¿Qué tal? Estos consejos te salvarán desperdicios innecesarios, y mucho tiempo de labor. No dejes de compartirnos los resultados de tu experiencia…

Como siempre, ¡Gracias por tomar parte de la comunidad Más Bla Bla!

admin

Related posts

Deja una respuesta

Required fields are marked *