Definitivamente las pastas frescas hechas en el momento son mucho mejores que las pastas secas, incluso no es lo mismo la pasta hecha en máquinas que la hecha a mano, y no es necesario tener una “máquina de pasta” para poder hacerla. Probablemente nos llevará un poco más de tiempo pero vale la pena. Para la masa al huevo debemos elegir la harina ya que cada pasta requiere de una mezcla diferente, tanto pro los tipos de harina, como por la relación huevo/agua y clara/yema. La harina es el factor que determina la elaboración de una buena pasta , por lo que debemos escoger una harina 00. Los ingredientes tienen que estar bien templados para realizar la masa, esto facilitará obtener rápidamente una masa lisa. Muchos profesionales rechazan la sal ya que forma granitos blancos, pero esto lo podemos evitar si usamos sal fina.

Recetas

  1. Esta es ideal para una masa patrón adecuada para la mayoría de las pastas rellenas y de corte.
  • 300 grs de harina de trigo
  • 3 huevos
  • 1 cda de aceite de oliva
  • ½ cucharadita de sal
  • 1 cda de agua

 

  1. Para la realización de pastas rústicas con mucho cuerpo.
  • 125 grs de sémola fina de trigo duro
  • 125 grs de harina de trigo
  • 2 huevos
  • 1 yema de huevo
  • 1/3 cdita de sal

 

  1. Esta pasta se utiliza para pastas rellenas como ravioles y tortelinis.
  • 300 grs de harina de trigo
  • 2 huevos
  • 4 yemas de huevo
  • 1/3 cdita de sal

 

  1. Esta pasta se caracteriza por su densidad y crece durante la cocción es ideal para tagliateles, fetuccines y tallarinies.
  • 300 grs de harina
  • 1 huevo
  • 7 yemas de huevo
  • 1 cda de aceite
  • ½ cda de sal

 

Forma de prepararlas: Verter la harina sobre una superficie de trabajo y realizar un hueco en el centro, poner los huevos en el hueco  junto con el aceite de oliva y la sal. Mezclar los ingredientes del interior del hueco con una cuchara, e ir añadiendo poco a poco la harina del exterior con movimientos circulares hasta lograr una masa más espesa. Con las manos repartir el resto de la harina sobre la masa  de afuera hacia adentro, seguir amasando con las manos hasta conseguir una masa lisa y consistente, debe ser uniforme. Envolverla en papel transparente y dejar reposar durante una hora. Extender la pasta y cortar de acuerdo a lo que se vaya a cocinar.

Editorial Másblabla

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *