Para empezar a ordenar tu casa debes tener claro que vas a tener que deshacerte de muchas cosas que ya no usas, a veces nos es difícil deshacernos de esa blusa que tanto nos gusta pero que ya tiene un hoyo el codo, total ni se ve tanto… así que es hora de decidir lo que hay que tirar y lo que puedes regalar, y dejarlo ir.

 

Tienes que evaluar, escribe cuales son la áreas de tu casa en las que guardas más cosas viejas, haz una lista de esos lugares de tu casa que necesitan ser ordenados y subraya los que más te incomoden, vas a empezar por ahí. Empieza poco a poco, con un closet o con un cuarto, y no empieces otro hasta que no hayas terminado con este, si no será muy difícil y no acabarás nunca.

 

Debes de sacar todo para poder limpiar y ordenar a fondo, identifica los cosas viejas, considera si está roto y no se puede reparar, te disgusta verlo, pasó de moda o ya no te queda bien, eso quiere decir que es hora de dejarlo ir, ya sea que lo regales o de plano lo tiras, eso lo evaluarás con el estado de las cosas.

 

Ten a la mano bolsas de basura y cajas de cartón, en las bolsas tira todo lo que ya no sirve, en la caja lo que vas a regalar, también puedes tener otra caja para lo que vas a reparar. ojo: esto lo tienes que reparar en poco tiempo, de otra forma tendrás la caja ocupando espacio y se quedará años en una esquina de tu casa.

 

En cuanto a la ropa debes de ser muy objetivo, guarda únicamente lo que te gusta ponerte y te pones con regularidad, si no lo has usado en un año es muy probable que no te lo vayas a poner así que no lo guardes.

 

Ya que hayas decidido con que cosas te vas a quedar es hora de acomodar, es importante sacar todo, limpiar muebles y closets y después puedes empezar a guardar, usa cajas y contenedores, son muy útiles y prácticos, y nos ayudan a catalogar y separar, hay para todo tipo de gustos, materiales, colores y tamaños, los separadores en los cajones también son de gran ayuda, divide por rubros, no tengas ropa por todos lados, utiliza un closet para esta, otro para toallas, sábanas etc, igual puedes hacer con las medicinas, lo principal es catalogar y saber donde guardas las cosas, como dicen “ un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar” esta es la receta perfecta para el orden.

 

 

Tendemos a tener poco orden con nuestro dinero, muchas veces así como llega se va. Y no sabemos ni en que se gastó. Vivimos en el día a día pagando lo que se necesite, y mientras nos alcance pues ¡que bien!

Pero, ¿que pasa cuando nos llega el estado de cuenta de la o las tarjetas de crédito y sobrepasa nuestro ingreso?. Aquí empezamos a arrastrar deudas y llegamos a un punto en el que nos sentimos ahogados, y es hasta que llega un ingreso inesperado que podemos dejar en ceros nuestras tarjetas, y no tardamos en tener deudas en la tarjeta otra vez. Analiza, tu dinero se fue en pagar intereses, literal, se lo regalaste al banco.

Te dejo unos tips que te serán de utilidad para mantener tus finanzas sanas y en lugar de vivir estresado por las deudas disfrutar de tu dinero.

  1. Nunca gastes más de lo que tienes, tus gastos no deben ser mayores a tus ingresos, es aquí donde empiezan las deudas, salir de deudas cuesta mucho, y si tienen intereses de por medio más. Esto suena muy fácil, y la verdad la mayoría no lo hacemos; evita usar las tarjetas de crédito, son el camino perfecto para gastar de más, a menos que seas una persona muy ordenada y sepas perfectamente lo que gastas así como tus cargos automáticos a la tarjeta (luego se nos olvidan), y aún así, no se porque pero siempre llega el estado de cuenta más alto de lo que creíamos.
  2. Paga a tiempo, de esta forma evitarás recargos y cuotas que cobran los servicios por no ser pagados a tiempo, al igual que las tarjetas de crédito. Paga por internet, no es necesario hacerlo con tu tarjeta de crédito, lo puedes hacer con la de débito o con cargo a tu cuenta bancaria, es más fácil y rápido, así no tendrás que salir a hacer pagos, pon un recordatorio en tu calendario que se repita cada mes para que no se te olvide hacer el pago, también puedes activar los cargos automáticos, muchos servicios ofrecen descuentos por pronto pago, o te hacen descuento por pago anual, ¡aprovecharlos!
  3. Ahorra, destina un porcentaje de tus ingresos al ahorro, este lo puedes meter a inversión, los bancos ofrecen muchas opciones, también hay planes de ahorro para el retiro muy accesibles, para que el ahorro funcione tienes que hacerte a la idea de que no recibes este dinero y no lo tocas, a menos que sea una emergencia, ¡y de verdad emergencia!
  4. Cuidado con el gasto hormiga, El gasto hormiga son todas esas cosas que nos cuestan poco, no sentimos que estamos gastando mucho pero cuando hacemos la suma (que pocas veces la hacemos) nos damos cuenta lo mucho que estamos gastando en “cositas”, como dicen: “ hay que cuidar los centavos para tener pesos”.
    A veces no sabemos porque debemos tanto en la tarjeta si no hay ni un solo cargo de 4 dígitos, y es que de poquito en poquito vamos sumándole. Es como traer $100 en monedas, se nos van de volada, no es lo mismo pagar de $5 en $5 que pagar $100 de un jalón, aunque al final sea igual el dinero que se gastó. Ojo con el gasto hormiga, cuida esos pequeños gastos.
  1. Administra tu efectivo, si recibes tu dinero en efectivo o lo sacas de cuenta bancaria debes de usarlo sabiamente, sientes que tienes dinero y te lo gastas todo, procura traer únicamente lo necesario, lo demás déjalo en casa, y si tienes mucho cambio guárdalo en una alcancía, así no contribuirás al gasto hormiga, ahorra esos pesitos y te asombrarás lo que puedes llegar a juntar de puras monedas. Tampoco abuses de tu tarjeta de débito, a veces es como traer el dinero en efectivo, procura mejor sacar el dinero que vas a usar y deja esta tarjeta en casa.
  2. Haz un presupuesto, este es uno de los puntos más importantes, con él tendrás una herramienta útil para no gastar de más. Define tus ingresos, divide tus gastos en fijos y variables, para los variables pon un monto máximo de gasto, ajusta tu presupuesto a tus ingresos, no se deben pasar, dentro de tu presupuesto también debe entrar el ahorro y gastos inesperados, procura además de tu ahorro hacer un fondo de gastos de emergencia, aunque no se mucho lo que aportes mensualmente, uno nunca sabe cuando lo va a necesitar.

 

Pareja

Alguna vez alguien me dijo que el final de los cuentos de Disney era la mentira más grande del mundo, el “y vivieron felices para siempre” no existe, al contrario, ahí empezaban los problemas, y bien, es cierto que un matrimonio no es fácil, pero ninguna relación lo es, toda relación tiene sus altibajos, descontentos y problemas, así como también tienen cosas buenas, aquí algunos consejos para llevar un matrimonio sano y duradero.

 

  • Date cuenta de que lo/la puedes perder. Damos por un hecho que el matrimonio es para toda la vida, o simplemente no ubicamos que aquella persona que lleva años a nuestro lado puede empezar a perder el interés, sin darnos cuenta nos vamos alejando hasta llegar al punto en el que la brecha es muy larga y es difícil de reparar. O simplemente descuidamos a nuestra pareja, tener en cuenta, que se le puede perder nos impulsa a estar ahí siempre para la otra persona, a intentar mantener una brecha muy cerrada entre nosotros e interesarnos en la felicidad del otro a la par de la nuestra.

 

  • Se detallista. No nos damos cuenta pero nuestra vida en pareja se puede empezar a convertir en una rutina y se vuelve monótona, todos aquellos detalles que teníamos al principio de nuestra relación empiezan a desaparecer. No es necesario gastar en regalos para poder tener buenos detalles, un mensaje de te quiero, una cena sorpresa de vez en cuando o rentarle la película que tanto le gusta pueden ser pequeñas señales de “aquí estoy y te sigo queriendo”, no hacerlo nos empieza a dejar en el olvido, y alimenta esta brecha que comentábamos en el punto anterior, hay que seguir siendo novios para toda la vida.

 

  • Intimidad. Toda pareja debe tener intimidad, es un punto básico en un matrimonio, y a veces entre los hijos, los compromisos, el trabajo y el cansancio dejamos abandonada la parte de la sexualidad como pareja, date tiempo para esto, siempre lo hay, la cuestión es querer. Tu mejor que nadie sabe como complacer a tu pareja.

 

  • Buena comunicación. Platica, escucha y entiende, a veces nos es más fácil llegar del trabajo y prender la tele, estamos cansados y lo que menos queremos es escuchar los problemas de la casa o del trabajo, empezamos a perder la comunicación; en las mañanas no hay tiempo porque ya nos tenemos que ir y en las noches estamos demasiado cansados, y durante el día estamos muy ocupados para si quiera una llamada de 5 minutos. Todos necesitamos comunicarnos y ser escuchados, y con quién mejor que con tu pareja, esa persona que tanto te quiere te dará los mejores consejos y te escuchars facilmente.uy hiriente para la otra persona, aprende a ponerte en sus zapatos, esto te harrespeto, amor y cariño, y como dicená como nadie.

 

  • No todo es perfecto, toda relación tiene sus altibajos. Debes de estar consiente de este punto, muchas veces queremos que todo sea color de rosa, y seamos honestos, ninguna relación interpersonal lo es, o me van a decir que nunca se pelearon con sus hermanos, o sus papás, o sus amigos, compañeros etc…. Lo que está de nuestro lado es que podemos perdonar con mayor facilidad a aquellas personas a las que queremos. El punto no es no tener discusiones o desacuerdos sino saber como arreglarlos, siempre con respeto, amor y cariño, y como dicen “hablando se entiende la gente”.

 

  • Perdonar. Esto viene con el punto anterior, como dije, es más fácil perdonar al que se quiere, recuerda que todos nos equivocamos, no somos perfectos, y aunque nos encante decirlo no uses el “te lo dije”, puede ser muy hiriente para la otra persona, aprende a ponerte en sus zapatos, esto te hará perdonar más fácilmente.

 

Relax

Es muy común que busquemos la felicidad fuera de nosotros, pensamos que la ropa correcta , la pareja perfecta, la casa deseada y las mejores cosas nos van a hacer felices, pero la felicidad viene de nosotros mismos, cambiar estos 6 hábitos nos hará tener una vida más feliz:

 

  1. No seas tan crítico

Somos demasiado críticos con nosotros mismos y con los demás; normalmente cuando somos infelices criticamos a los demás para hacerlos sentir como nosotros nos sentimos o bien para intentar no sentirnos tan mal de nosotros mismos, y peor aún nos auto criticamos haciéndonos sentir peor. Es esencial darse cuenta que tanto nosotros como los demás cometemos errores, y lo mejor es superarlo cuanto antes, no le estemos dando vueltas a lo mismo, olvídalo y sigue adelante, y más bien valora lo que haces, así como lo que hacen los demás, tendrás una actitud más positiva y te sentirás mejor .

 

 

  1. Deja de luchar contra el pasado

El pasado es difícil de olvidar, y hasta cierto punto no debemos olvidarnos de él, todos los errores del pasado deben ser lecciones para aprender y no volverlos a cometer en el futuro, pero eso no quiere decir que nos quedemos encerrados en él, ya que esto nos frena para poder pensar el presente y el futuro. No le sigas dando vueltas a lo que hiciste en el pasado, aprende de él, supéralo y sigue adelante.

 

  1. Bájale a las preocupaciones

La preocupación es hacer mal uso de la imaginación y en cierto modo nos quita la esperanza, cuando nos preocupamos sobre el día que viene es difícil superarlo y luchar por hacerlo mejor, no te preocupes demasiado, piensa en todas las oportunidades que hay para ti allá afuera, en lugar de todo lo que puede salir mal, las preocupaciones nos ponen nerviosos y no nos dejas concentrarnos en lo que realmente importa. Preocuparse un poco puede ser bueno, pero solo un poco, no al grado de que nos nuble la vista y nos mantengamos en este estado durante un largo periodo de tiempo, además no se siente bien.

 

  1. No dejar que el miedo nos maneje

La motivación es excelente, todos necesitamos “algo” que nos mueva para llegar a nuestros objetivos, pero no debemos dejar que este “algo” sea el miedo, deja que el amor te motive, que tus metas te guíen, y cuando sientas miedo piensa que todos cometemos errores y que tener miedo nos aleja de encontrar lo que realmente queremos, el miedo viene ligado a las preocupaciones del punto anterior, así que es hora de controlar las emociones y confiar en nosotros mismos, estos nos ayudará a estar más tranquilos y tener más seguridad en nuestra vida diaria, confía en ti, ni el miedo ni las preocupaciones harán que las cosas salgan mejor, y la tranquilidad y la seguridad si, ¡sé positivo!

 

 

  1. Deja las quejas y el chisme

Cuando somos chismosos y decimos cosas negativas de los demás solo muestra lo infelices que somos, cuando nos quejamos sin buscar una solución demostramos que no queremos hacer mejor las cosas. Además después de quejarnos y chismorrear ¿realmente nos sentimos mejor? Mejor intentemos no quejarnos sino solucionar las cosas, tenemos que aprender que muchas cosas no dependen de nosotros y que por más que queramos hay situaciones que no podemos cambiar, lo que si podemos cambiar es nuestra actitud ante estos acontecimientos, quejarnos sólo nos dejará con un peor sabor de boca que el que ya nos dejó la situación por si sola, no le demos más importancia de la que tiene a estas situaciones que no dependen de nosotros, mejor superémosla de inmediato sin estarnos quejando, y si podemos hacer algo al respecto en lugar de quejarnos hagámoslo.

 

 

  1. Lucha contra la adicción a cosas negativas

La moderación es la clave, es bueno disfrutar de los placeres de la vida como lo es una comida o un buen vino pero no permitamos que esto se convierta en una adicción que se vuelva el centro de nuestra vida, todo en exceso es malo, recuerda vivir balanceado en todos los aspectos de tu vida, a veces es bueno bajarle un poquito a los placeres de la vida y ser humilde, esto nos dará satisfacción. Las cosas negativas no siempre son cosas materiales o placeres, también pueden ser actitudes que tomamos ante la vida o las situaciones, procuremos siempre tener una actitud positiva y proactiva con pensamientos que nos ayuden a superarnos y no a estancarnos.